Ombudsperson reconoce dificultades para atender explotación infantil

CDMX a 11 de Junio de 2019.- La explotación infantil es un problema complejo debido a las formas en que se genera y a lo cotidiano que se ha vuelto ver en las calles a menores trabajando en condiciones precarias, advirtió la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Nashieli Ramírez Hernández.

En entrevista luego de participar en la conferencia de prensa “No hay transformación con explotación infantil”, realizada en la sede de este organismo, la ombudsperson advirtió que por ello es indispensable estudiar a fondo esta problemática, para lograr aplicar una política pública que atienda de manera integral la situación.

Subrayó que es indispensable fortalecer los sistemas que tiene la ciudad, a fin de proteger a estos niños y a las familias que a diario salen a las calles a trabajar en los cruces o en las estaciones del Metro.

Para atender ese problema hay que tener claro la diferencia entre lo que es trabajo infantil y lo que es explotación infantil. “Todo trabajo infantil por abajo de la edad permitida, 15 años, es explotación”, subrayó.

El problema se complica debido a que “cuando se va por la calle, hay casos en los que los niños van con familias, y hay otros casos en donde no van con familias, y entonces no son, digamos, acompañantes”.

Es por ello que la CDHDF ha llevado a cabo un informe especial de trabajo infantil tanto en el Metro como en la Central de Abasto, donde se analizaron las dinámicas de trabajo y que permitieron descubrir la complejidad de los casos.

Por ejemplo, dijo, muchas de las familias que trabajan ahí vienen del Estado de México, lo que obliga a buscar una visión metropolitana para poder hacer un sistema de protección, “porque vienen y los traen desde el Estado de México”.

Esta situación es muy grave, toda vez que los menores trabajan tanto en la calle como en el Metro y en situaciones muy riesgosas, de manera que se exponen a accidentes como ser lesionados por el cierre de puertas o expuestos al tráfico vehicular y la contaminación.

Ante ello, hizo ver la necesidad de fortalecer los sistemas de protección, desde el sistema DIF, hasta lo que tiene la ciudad para proteger a estos menores y a sus familias.

Solo de esta manera se podría hacer investigaciones puntuales para determinar cuando se trata de situaciones en que los niños solo acompañan a sus familiares y cuándo están siendo verdaderamente explotados, puntualizó.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario